Es el regalo que me hago a mí y a Barcelona, después de más de 25 años cocinando juntos. Yo le he enseñado la pulcritud de la técnica japonesa y ella me ha obsequiado con el bullicio y esplendor de sus mercados, donde he desarrollado un conocimiento preciso de los productos mediterráneos.

Ahora ha llegado el momento de divertirnos, de disfrutar juntos, de pegarnos el homenaje que tanto nos debemos.

Barcelona se merece una izakaya, como las que siempre he frecuentado en Tokio. Una barra para disfrutar y compartir, donde entre el jolgorio, el humo y el shake, mi seria cocina toma un carácter mucho más informal y divertido.

Un espacio en el que reina el desorden simpático, esta alegría propia de la ciudad, que años atrás enterneció mi rigidez japonesa, dándole a mi gastronomía justo lo que necesitaba para brillar.

Y qué mejor que un buen amigo como compañero de viaje: Iñaki Lopez de Viñaspre, mi homólogo vasco. Un loco de la pureza, el producto, entusiasmado por la cocina de su amona; que también llegó hace 25 años a Barcelona con el reto de dar a conocer otra forma de comer y compartir de la cocina de raíz, la de Euskadi.

IKOYA es el grito que incendia los ánimos: un grito de felicidad.
Porque después de todo este tiempo he descubierto que esto es lo que me hace sentir pasión por la cocina.

HIDEKI MATSUHISA

central-back

cocina

De mi padre aprendí la pericia para saber identificar la mejor materia prima; de Gunji, mi maestro, la atención extrema al detalle, el rigor y la meticulosidad tradicional de Japón -cuna de la delicadeza; a poner alma a todo lo que uno hace, para así llegar a dominar la técnica en su máxima expresión, y la grandeza de saberla adaptar a cualquier producto.
IKOYA es un lugar de encuentro entre el sensacional producto de nuestros mercados y la pureza de la técnica japonesa. Todo mediado por el encanto de las brasas, tan solventes como imprevisibles.
Una puerta para zambullirse en el ambiente de las tabernas de Tokio a través de una minuciosa selección de sashimis, niguiris, ramens, hosomakis y uramakis, platillos de carne y pescado, y cómo no, de la robata. Todo armoniosamente maridado con una generosa tira de sakes artesanales.
Un espacio dedicado plenamente al estímulo de los sentidos, que se activan a través del umami, descubriendo un gusto único, inigualable, casi mágico. Una experiencia que permanecerá como un viejo amor en nuestro recuerdo.

espacio

Lo que más me gustaba hacer de pequeño era acompañar a mi padre al mercado. Ahí el brillo de la piel de los pescados, el destello en sus ojos, la salud de las escamas, la tersura de la carne… se presentaban como pequeños enigmas que resolver para encontrar la mejor pieza entre cientos.
No es casualidad, pues, que IKOYA mire de frente al mercado de Santa Catarina. Aún hoy en día sigo pasando horas y horas en el mercado, afinando mi instinto; pues de nada sirve el talento si no va acompañado de esfuerzo y constancia.
Dentro del restaurante, desde una gran barra central, se oficia el culto a la robata, en una cocina viva que hace partícipe al comensal del arte de la búsqueda del sabor, y la sutileza del aroma.
Txema Retana ha sido el artífice de recrear las antiguas Izakayas de Tokio, con fuerza, descaro y lo más importante “alma” urbana, maderas nobles, hierro y telas, que se expresan con el fuego y los aromas que despiden la cocina central a la vista o en la barra de sakes que nos da la bienvenida al espacio IKOYA.
Con una propuesta pensada para compartir, ideal para disfrutar de la finura de mi alta cocina, sin renunciar a un ambiente distendido donde reina el jolgorio y la alegría.
ImageFull

Haz tu reserva

Si lo prefieres, clica aquí y...

--

---

----

AV. DE FRANCESC CAMBÓ, 23 - BARCELONA.
- Frente al mercado de Sta. Caterina -
TEL. 933 10 18 18 - RESERVES@IKOYAIZAKAYA.COM

Group_sagardi
Logo_GrupoKoy